Placer/es/eres-fue, pero no seremos.

Placer/es/eres-fue, pero no seremos.

¿Por qué huyes? Le pregunte sin pronunciar ninguna palabra mientras él dormía a mi lado y yo contemplaba su sueño; quería saber qué evitaba, porque si de algo estaba segura es que ambos éramos fugitivos.

¿Sería que escapaba del amor? ¿O quizá del dolor que éste produce? No supe la respuesta pero estaba junto a él, tomando su mano que encajaba perfecto en la mía, enredando sus cabellos entre mis dedos, acariciando su cuerpo y contemplando cada rasgo, cada gesto y cada centímetro de su cuerpo. Nada disfrutaba más que amanecer aún embriagada de sus besos, aunque mareada así, debiera marcharme sin mencionar la danza que los cuerpos  desnudos interpretaron, uno sobre el otro, con el ritmo de los gemidos, de los suspiros, del deseo impronunciable pero sí manifestado por las horas anteriores a los primeros rayos del sol.

Advertisements

Un fin a fin de mes.

   No le dije lo que mi corazón sentía, tan sólo mencioné lo que de mi alma desbordaba. No obtuve respuesta, como de costumbre, y fue precisamente la costumbre de sus silencios la que interpreté de cien maneras, todas ellas equívocas.Lo cierto es, que lo quise locamente, intensamente, pero él prefería la pasividad de sus días, sin sorpresas, sin arrebatos, sin desenfreno; mi amor le fue ajeno hasta ese momento en que le dije adiós. No comprendió palabra alguna, como tampoco entendió mis sentimientos.

Se quedó con su mundo, en su mundo, siempre de él. Yo, yo estoy bajo esta lluvia de lágrimas esperando que venga a mi la calma y después el sol.

Música para volar, y volver.

Sol, aire, mar, arena.

Cuerpos húmedos y salados, recostados sobre una sábana de mil colores, bebidas que aligeraban los sentidos, rayos que iluminaban en dorado el paisaje alrededor.
Tanta gente y todo es tan privado; la tranquilidad que se observaba invadió mi interior y me dejé ir mientras escuchaba la poesía de “música para volar”.

Cerré mis ojos y, en mis pensamientos, veía exactamente ese mismo momento. Fue mágico, sencillo, perfecto.