Apariciones

_DSC0396Eres el fantasma que ronda

por las calles donde transito,

el sueño en el que me refugio,

los lugares que visito.

Miro una vez y estás ahí,

al frente mío,

pero tan sólo parpadeo

y ya te has ido.

Estás tan presente y al mismo tiempo tan ausente,

que de pensarlo desvarío,

 

pues es tu fantasma,

el viejo recuerdo,

de tu huella en mi cuerpo,

de tu voz en el eco,

de mis días eternos

sin el sabor de tus besos.

 

Advertisements

Lo que se va también se queda.

21458372_10154914515117919_1806226014_o
El otro día -hoy, ayer, y el día antes de ayer- pensaba en las cosas que me hacen feliz, y lo mejor fue descubrir que no son cosas, sino actos, personas, momentos, recuerdos; instantes pequeños o fugaces que por muy insignificantes que parezcan, permanecen en una parte que no logro ubicar dentro de mi.
También pensaba en las formas en que buscamos esa felicidad, a veces sin importar mucho lo que se deja atrás para tenerla, sentirla, acariciarla en tiempos y poco a poco, con ternura, con entrega; porque cuando llega se sabe que hay que cuidarla, abrazarla, aunque se sepa que un día también se irá.
Y a pesar de que no permanezcan, la gente, los momentos, los instantes y los recuerdos; gracias, siempre gracias por ellos. Todos ellos.
Amemos, amemos un chingo sin importar lo malo en los otros, lo cruel del mundo, lo insoportable de existir y lo inevitable en sentir.