“Ella merecía más que un imbécil que era todo menos hombre; antes perro, buey y tigre viejo, pero prefirió aquello sólo porque sabía que eso me quemaría el corazón”

 

Advertisements