Recurrente como el sueño, tan disperso como el humo

Y ¿qué pasaría si no despertara?…

Doy vueltas en la cama y me entristece notarme despierta,

deseaba continuar soñando,

quería seguir durmiendo e ignorar el sentimiento,

pero se hacía tarde.

Me levanté de la cama y caminé sin paso firme hacia el espejo,
me noté fría, inconstante, casi muerta,
“ahora recuerdo por qué no quería despertar”
pienso en silencio.
Mientras me baño, repaso todo lo ocurrido,
y sigo sin responder las preguntas que se aferran a no salir de mi cabeza.
Las gotas tocan mi piel y la recorren,
suave, dulcemente;
me descubrí en el deseo de que fueran tus manos.
Limpio con mi mano izquierda el espejo empañado del baño,
y descubro mi rostro aún más triste, como sin alma;
me quedé paralizada al mirar que mis lágrimas fluían sin que yo lo notara,
y mucho menos pudiera controlarlas.
Mi día, uno mas,
pero llegará la noche y con ella me impacientaré,
fumaré uno a uno mis cigarros, asomada en mi ventana,
mirando mi nostalgia, desearé caer en un profundo sueño y verte ahí,
como cada noche que vienes a mi, y ahí, ahí todo es mejor.
Esta es mi nueva vida y seguirá así no se por cuánto tiempo más.
Yo estoy exahusta de recordar, desear y llorar,
de dormir ya entrada la madrugada,
esperarte llegar a mis sueños, y no sentirte;
estoy harta de repetirme que así son mis dias sin tí.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s